2.7.07

Vainas de un fin de semana en mi campo: un sábado tetrico y un domingo de reencuentro con mi pasado.

No soy un experto haciendo historias sobre viajes y esas cosas, coyote es el experto en ese tipo de historias, pero lo vivido en este fin de semana vale la pena contarlo, he incluido algunas fotografías en este post a fin de ir mostrando los lugares que formaron parte tanto de mi niñez y adolescencia, les invito a realizar un viaje a mi pasado...

La brisa fresca de la parada de Caribe Tours en el paraje del Cruce de Nagua me hizo sentir una gran emoción, después de casi 9 años sin poner un pie en ese lugar, había regresado a mi campito querido, y la razón de estar allí es que mi mama se mudó hace unos meses en la casa que heredó de mi abuelo Raúl Sanchez (Mocano) en el paraje de La Reforma, un pueblesito escondido en la Provincia Duarte, a orillas del río Yuna (ver "Vainas de mi campo"), fui con la intención de ver la casa para evaluar algunas reparaciones que vamosa hacerle y acomodar así a mi gordis en su nueva casa.
Si se fijaron la primera parte de este post es "un sábado tétrico", y esto es porque mi idea de pasarme un sábado soleado y aventurando por las calles y montes, me lo tuve que pasar en dos velorios y faltar a otros dos, el caso fue que llegando al cruce del abanico me pongo a buscar una camioneta que me lleve hasta la reforma, es en ese momento que el "buscon" me pregunta

- Oiga vale, ute va pal' velorio de Papito... (creo que me lo preguntó porque tenia puesto una camiseta negra)
- Cual papito...?
- Papito el de La Refoima, uté no lo conoce?
- Bueno si... recuerdo a un Papito, pero no lo conocí de forma muy personal, solo de vista.
- Ha, pero ute parece que tenia mucho sin vení...
- Pues eso si, hace 9 años que no voy a La Reforma
- Eiiii diabloooo, 9 año... y que fue lo que hicimo pacá?
- jajajaja, nada, solo que el trabao y la familia pone a uno así.

Tras la conversación llega una camioneta y arranco de camino a mi paraje, llegué a eso de las 10:30 y el ambiente habia cambiado mucho, me quedé en el puente de la reforma y decidí cruzar el puente caminando para saludar a algunas personas a las que les tengo una alta estima, pero al llegar a una de las casas, solo encontré el piso de cemento... la casa no estaba, un frio me incó en el corazón, recuerden que recientemente el rio yuna se desbordó por las lluvias y los parajes de Arenoso, Villa Rivas y La Reforma fueron los mas afectados por la inundación, temí que la corriente hubiera destrozado la casa de mis amigos Tamayo y Vigilito y los hubiera dejado sin nada, pero unos niños me calmaron cuando me informaron que ellos se habian mudado y habian demolido su casita de madera, sonrei.
Llegando a la casa de mis amigos, la mamá de vigilito me recibe con otra noticia

- Cristian!!!, pero mijo... vinite al velorio de Ramona?
- Haaaa, que ramona????
- Ramona, la mama de tu primo Delsiomario, ayer fue el entierro y hoy la vela.

Ya el dia se me ponia gris, asi que no quise caminar, tomé un motoconcho y crucé el pueblo en busca de mi casa, las cosas habian cambiado tanto que si no es por la escuela publica no hubiera podido hubicarme, tuve que preguntarle a los vecinos por mi propia casa, y las miradas de sorpresa no se hicieron esperar, imaginen mi cambio era tan radical que casi nadie me conocia (ver "Como cambian los tiempos"), una de las vecinas más cercanas a la familia me recibió y guió a la casa mientras me daba otra noticia

- Tu mamá no ta aquí, ella anda pal velorio de Cesar, el hermano de la mujer de tu tio Simón
- Otro velorio?
- Hay si, entonces ya tu supiste lo de Chichí, el hermano de tu abuela.
- Que le pasó a Chichí...???
- Pero Chichí se murió en estos días, hoy son lo 9 días, yo creí que tu había venido a eso...

Carajos, cuatro velorios en un mismo dia.... me sentí medio "ángel de la muerte" y el gris del cielo me avisaba que el dia no seria un paraíso, en eso llegó mi tío y me llevó a realizar un recorrido por los diferentes velorios a fin de que todos creyeran que fui a "cumplir" con ellos, al menos quedé como un hombre responsable ante la familia, ninguno imaginó que mis visitas a esos velorios y 9 días eran accidentales, de regreso a la casa la lluvia me hizo pasar las mil y una, y terminé el día agotado y acelerado por tanto café consumido.

El domingo empezó de una forma diferente, me levanté muy temprano para captar algunas imágenes del río al amanecer, luego alimenté los pollos y junto a mi gordis evaluamos los daños de la casa y realice algunas fotos para sabre ellas diseñar la nueva apariencia que tendrá el nuevo hogar de mi gordita amada, a continuación les dejo algunas imágenes que capturé con mi celular, algunas representan lugares y objetos que marcaron mi niñez y adolencencia en un lugar donde aprendí una de las cosas mas importantes de mi vida, lograr lo que quiera a fuerza de trabajo y honradez. (ver imágenes en este link)

Regresar a lo que dejamos atrás nos ayuda a recordar y aclarar lo que queremos para el futuro, en cada lugar que visité, visualicé a ese muchacho inquieto y descuidado que vivía con la cabeza en otro mundo, lleno de sueños y deseos... ese que se ponía a ver las tapas de los talones de facturas porque eran hechas con sobrantes de cartones de Jugo Rica y que sentado en la puerta de un almacén de abonos suspiraba porque llegara el tiempo de poder emigrar y conquistar uno de sus mas preciados deseos... vivir en la capital.

5 comentarios:

Cø¥ôTë dijo...

Venga un día pa SAJOMA ke le voy a dar un tour por mis recuerdos.. jejeje... pero si se me muere un familiar en tu visita, te devuelvo de la entrada

Harold Mc dijo...

Heyyy cristian que lo que man... me da mucho gusto ver esas fotos me recuerda a mi campo tambien me alegra mucho tenerte de vuelta al mundo blogger...

Anónimo dijo...

Hey que tal cristian yo tanbien estaba ese fin de semana en el campo soy de barraquito un paraje que queda entre la pista y la paraguay me dio nostalgia ver donde creci

Dison

Cristian Diaz dijo...

Jajajaja, sabias que en mi epoca de estudiante de secundaria yo recorrí Barraquito entero buscando la casa de Glennys, pase toda una tarde en eso, pero valió la pena... la encontré.

Nikkei-Girl dijo...

Wow! Casi se me sale una lagrimita, de veras. Es raro ver que dentro del humor y la jocosidad que te caracteriza, le das ese toque de sentimiento..hasta parece bachata!
Ahhh! y si de campito hablas coje pa'la frontera que te ua ensañai..